"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica

Nuevos tiempos, nueva norma...

Por Xerardo Rodríguez.



Cada vez que veo un pesquero sobre el horizonte pienso en ellos. Mi amigo Churruca, aquel que se conocía mejor que nadie el mar de Cangas, fue quien me hizo comprender que a la gente noble hemos de corresponderle con nobleza y por eso les he entregado mis afectos, siempre correspondidos por este gremio admirable que, como decía mi amigo Patxi, tutea a la mar. 
Ocurre que ayer me he pasado la tarde soleada mirando al océano y desde el monte do Facho bien se ve que es infinito. Los barcos, que en puerto parecen capaces para la aventura de la pesca, en la mar, a lo lejos, se quedan en una cáscara de nuez. Por algo bajo estas aguas hay cientos de pecios que corresponden a los muchos naufragios que antes sucedían.

A lo mejor a ti no te interesa la reflexión, pero mi amigo Antón Luaces dice que en Bruselas tienen en mano “una hoja de ruta de la pesca europea que va a poner, blanco sobre negro, una reforma de la Política Pesquera Común”. Otra más, diría yo, pero según Luaces la nueva norma se pactará con la Xunta de Galicia y esta a su vez lo hará con el sector pesquero gallego. Por lo visto se trata de conseguir tres objetivos: la igualdad, la sustentabilidad y el cambio generacional.

Antón es experto en temas pesqueros, lleva toda su vida faenando en ellos, por eso me fío de sus muy sensatas consideraciones. Entre otras, cree necesaria la unidad de criterios para defender los intereses de nuestra gente ante terceros países y que todos puedan desarrollar la actividad pesquera de forma equitativa.

Por otra parte, la conselleira del Mar, Rosa Quintana, con una docena de años al frente de los asuntos pesqueros de Galicia, apunta que la nueva directriz comunitaria ha de contemplar medidas que hagan más atractiva la vida a bordo de los pesqueros para interesar a los jóvenes, también la adaptación al cambio climático y a la cogobernanza global.

Yo lo que les pido a los que se encargan de elaborar esta PPC tanto en Bruselas como en Madrid como en Santiago, que tengan en cuenta que las últimas normas pesqueras promulgadas lo único que consiguieron fue poner trabas a una actividad que da de comer en el país a mas de veinte familias.