La concesionaria de la AP-9 amenaza al Estado con pedir una indemnización de más de 1.000 millones...

Tiene pelotas lo de la Autopista del Atlántico... Que amenace con reclamar la concesionaria más de mil millones para el caso de que le retiren de la noche a la mañana la concesión, bueno, pues puede entenderse. Ahora bien, que le meta un pleito al Estado y reclame ya 46 millones y pico porque dice que -con el estado de alarma (Covid)- perdió numerosísimo tráfico... esto ya es sangrante y se supone que indignante también para todos aquellos que -con el estado de alarma y Covid- perdieron hasta la camisa en sus negocios y no por ello han metido en los tribunales al Estado para reclamarle las ganancias que por la desgracia consabida no obtuvieron...


Audasa pedirá una indemnización de más de 1.000 millones si se anula la concesión de la AP-9. 
Reclama 46,2 millones al Gobierno por vía contencioso-administrativa como compensación por pérdida de tráfico por el estado de alarma


El que avisa no es traidor... Audasa, concesionaria de la AP-9, dice que pedirá una indemnización de más de 1.000 millones de euros en el caso de que se llegue a anular el contrato de la autopista en el marco del procedimiento de infracción abierto por la Comisión Europea contra España --por incumplimiento de la normativa comunitaria al autorizarse la última prórroga de esta infraestructura sin una licitación pública--. Así figura en un folleto remitido a la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) a finales del mes de octubre con motivo de una emisión de obligaciones.

La compañía advierte de que “cualesquiera medidas que pudieran contemplar la modificación o terminación del vigente contrato de concesión por causa no imputable a Audasa y por razones de interés público implicaría, en todo caso y conforme a la legislación vigente, el derecho de Audasa a ser debidamente indemnizada”. A su juicio, esa indemnización “sería significativamente superior al importe actual de su deuda”. A cierre de 2020 su endeudamiento bruto se sitúa en 1.065 millones de euros, según figura en este documento.

En este folleto publicado en la CNMV, el procedimiento abierto por la Comisión Europea es uno de los siete riesgos que enumera la compañía en su emisión de obligaciones como información acerca del emisor. Uno de ellos se refiere a los riesgos derivados de la covid. Aquí se recoge que Audasa reclama 46,2 millones de euros al Gobierno por la pérdida de ingresos en el primer estado de alarma (del 14 de marzo al 30 de septiembre de 2020). Informa de que esta solicitud ha sido rechazada por vía administrativa por el Ministerio de Transportes, de modo que la compañía ha iniciado un procedimiento por la vía contencioso-administrativa.

Asimismo, detalla el “impacto negativo” en los niveles de tráfico por la pandemia. De tal forma, hubo un descenso del 29,92% en 2020 respecto a 2019, con unos ingresos por peaje un 16,6% inferiores (al pasar de 153,4 millones en 2019 a 127,9 millones en 2020, una reducción de 25,5 millones). La intensidad media diaria (IMD) del conjunto de todos los tramos sujetos a peaje fue en 2020 de 15.126 vehículos, frente a los 21.584 vehículos en 2019. Hubo una caída del 31,4% de los vehículos ligeros y del 12,9% de los vehículos pesados. Sin embargo, recoge que en el primer semestre de 2021 se recuperan los tráficos un 27,9% en comparación con el mismo periodo del año anterior. De hecho, los ingresos por peaje son un 31,43% superiores (al pasar de 46,7 millones a 61,4 millones, un incremento de 14,7 millones).

Una autopista como esta -con un trazado infumable- jamás debió contemplar una ampliación del puente de Rande (debió de optarse por construir la autovía paralela entre Vigo y Pontevedra). Esa chapuza de la ampliación... ahora puede traer funestas consecuencias para el erario público... (Foto : Araújo Maceira)


Artículo Anterior Artículo Siguiente
"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica