Pasamos a seguir el consejo del maestro Xerardo y nos subimos a otro tren desde hoy



Es tiempo de magostos, de castañas... y de catarros y gripes. Tened cuidado, no llega con la amenaza de la Covid recalcitrante, ahí anda el resto dando la murga. No toméis el sol sin gorra que proteja, seguid los consejos de nuestras abuelas y nuestros padres... que el sol invernal es traicionero.

En día otoñal hemos dado otra vuelta de tuerca, en realidad la estamos dando a estas horas y en las que vienen, a la RBTRIBUNA. Llevábamos meses dando vueltas al asunto : el objetivo es simplificar, lo que no quiere decir que lo que se publique sea menos atractivo. Pero abreviar, colocar solamente lo que a una mayoría -que, por otra parte, cada vez lee menos- le interesa. Llevábamos ya cerca de 3 años con esta muy amplia oferta gratuita diaria, hecha a esfuerzo puro y duro, con buena respuesta de lectores, no nos podemos quejar, pero poco agradecimiento palpable. Y no es que buscásemos ese agradecimiento, no es que lo busquemos, pero... matarse para tan poca cosecha de agradecimientos como la habida, realmente, qué quieres que te diga, llega un momento en que sirve para decirte : para ahí, se acabó lo que se daba. 

A partir de ahora, te vas a olvidar del personal que venga a leer aquí, si vienen, bien; y si no vienen, también. Te vas a empapar de la teoría del maestro Xerardo Rodríguez : a estas alturas de la vida, hay que escribir, fotografiar, editar... solamente por mero placer, es decir, escribir para uno mismo, fotografiar para uno mismo, editar para uno mismo... sin importarte para nada si vienen aquí a leer o van al palomar de allá arriba; o les da por no ir a palomar alguno -que no son pocos los cada vez más iletrados-. 

Y dando vueltas a la cabeza, analizando el panorama, hemos tomado la decisión de hacerlo todo mucho más sencillo de cómo lo hacíamos. Lo primero : tirar por la borda todo lo que entendamos que está de sobra -especialmente boberías políticas y propagandas camufladas que emiten los gabinetes de prensa-, todo aquello en lo que entendamos que no merece la pena perder en ello ni un minuto; ir al grano, a lo que realmente pueda interesar a muchos y no a unos pocos de aquí, a otros pocos de allá; ello supone una capacidad de selección muy grande, pero ese filtro, también, nos va a permitir disfrutar, tal y como deseamos, con lo que hacemos, con lo que hagamos.

Y es así que hoy se inicia una nueva etapa para la RBTRIBUNA que llevaba desde el final del verano en stand-by, a la espera de que tomásemos decisiones. Y ya están tomadas. De manera que vamos manos a la obra y en dos o tres días ya podrás hacerte una idea de por donde vamos en esta nueva etapa. Faltan cosas en este nuevo diseño, que solamente con el paso de estos próximos días dejaremos Dios mediante solucionadas. Pero ya puedes empezar a echar un vistazo al producto...

Y es que hay que hacerlo así : ya fueron muchos años de que otros -a veces no pocos necios- mandasen en nuestro trabajo diario. Ahora que este trabajo es por amor al arte, razón de más para pegar una patada a no pocas cosas y quedarnos con lo que realmente nos resulte interesante. Ni más ni menos, por ahí vamos ya, desde hoy mismo. Y sobran las palabras y las explicaciones. Creemos que la mayor parte de los lectores de RBTRIBUNA son realmente inteligentes para entender y comprender el alcance de este volantazo. 

La Vida, la que nos quede, es para vivirla. Y vivirla bien, es también, a la hora de hacer cada día un magazine altruista como este, hacer lo que a uno realmente le place. Ahí nos vamos a instalar. ¡Qué menos!.

Y si por aquí quieres seguir viniendo, nunca pienses que no estoy agradecido por tus lecturas y visitas. Y si decides no venir, pues mira, qué quieres que te diga, hay cosas más importantes por las que llorar.

Sin más, comenzamos... que el tren casi ya está en marcha.

EUGÉNIO EIROA

(Foto de ARAÚJO MACEIRA : el tren a vapor que 
circula para los turistas de fin de semana, en la portuguesa Linha do Douro)


Artículo Anterior Artículo Siguiente
"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica