Pensiones. La reforma que nos da miedo...

Xerardo Rodríguez, director de Galicia Única, y colaborador de esta su también casa, la RBTRIBUNA, ha escrito este viernes un vibrante artículo sobre la chafallada gubernamental acerca de una pretendida modificación del cálculo de las futuras-próximas pensiones en España. No dice nada que no sea verdad, sangrante verdad, el bueno de Xerardo, en esto que sigue :

LA REFORMA QUE NOS DA MIEDO

Esta gente que nos gobierna desde Madrid no tiene referencia de la realidad cruda de las provincias del reino y de las gentes que en ellas habitan. Tampoco saben mucho de cómo se desarrolla la vida de las personas que viven en territorios históricos a los que unos llaman nación y los otros, nacionalidad. De tener conocimiento real de la España de las autonomías sabrían que no cobra lo mismo un pensionista en Euskadi que en Galicia, ni uno de Madrid que otro de Extremadura. Con esa ignorancia… miden a todos los españoles por el mismo rasero y hacen leyes o las reforman. Normalmente esas reformas meten miedo a quienes por edad ya no estamos en condiciones de emprender aventuras.

Valga la introducción para pedir mesura a los que andan a vueltas con la reforma de las pensiones porque la última, a una inmensa mayoría, nos jodió bien jodidos. Conste que hablo porque he vivido la experiencia. Se les ocurrió no computar la media de lo cotizado a lo largo de los años y calcularon para la esperada paga de nuestro júbilo solo los últimos quince años de cotización, con lo que premiaron a los pudientes y machacaron vivos a aquellos a los que la propia administración autonómica contrató como autónomos cuando en realidad ejercían de funcionarios de nivel alto. Los administradores de la Seguridad Social sí entienden lo que explico. Y muy bien, porque se encontraron con gente que cotizó lo mínimo durante toda su vida y pasaron a cotizar lo máximo los últimos quince años de sus vidas laborales. Estos cobran la pensión máxima. Sin embargo, los que estuvieron cotizando 30 años lo máximo pero los últimos quince se vieron obligados a cotizar lo mínimo porque no llegaban a fin de mes, cobran pensiones de mierda.

Así que, por favor, señores ministros no les echen luego la culpa a Bruselas y actúen con prudencia a la hora de reformar las pensiones. Tengan en cuentan que los españoles, cotizaciones al margen, hemos pagado a lo largo de nuestras vidas impuestos por absolutamente todo, incluso por todo lo que compramos. Así que déjense de mandangas, reduzcan ustedes el gasto público y doten del presupuesto que necesite a la Seguridad Social. En España lo que sobra es la mitad de los políticos. Anexionen ayuntamientos por decreto ley, supriman las diputaciones, cierren el Senado y los chiringuitos que les sobran y verán como cuadran todas las cuentas.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica