"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica

La Xunta sigue columpiándose -y empieza a hacer el ridículo- con lo del cambio del ancho de vía...

La Xunta -la Conselleira- insiste en una absurda polémica... (Foto : Araújo Maceira)

La conselleira Vázquez Mourelle, responsable de infraestructuras en el Gobierno de la Xunta de Galicia,
es persona afable además de una buena servidora pública y que ha tenido importantes éxitos en su gestión, cosa que hemos destacado más de una vez.
Pero con la misma honestidad con que procedimos en varios momentos a la alabanza, debemos proceder ahora a la crítica o censura de su insistente y sospechosa actitud, demandando con  urgencia al Ministerio del ferrocarril hispano la transformación de la vía de alta velocidad existente entre Ourense y Santiago y entre A Coruña-Santiago-Vigo, buscando que se pase cuanto antes del recientemente construido ancho ibérico al llamado ancho europeo.

Primero, días atrás, alguien divulgó la especie de que los nuevos trenes Avril (material "AVE") que están ya en fase de pruebas, no serían homologados para correr en la nueva red ferroviaria interior de Galicia a más de 220 kms/hora. Se divulgó eso y se armó el lógico revuelo... 
A la Xunta le vino muy bien, para apoyar así su demanda de que se transforme cuanto antes el ancho ibérico en ancho europeo (es curioso que cuando hace unos años se construyó la nueva vía en Galicia con ancho ibérico, esta misma Xunta del PP callaba y otorgaba... no exigió para nada entonces, el ancho europeo para las vías por donde había de circular un día -ahora- el AVE. Pero claro, entonces en Madrid gobernaba el PP... Ahora en Madrid gobiernan los socialistas y aparece la Xunta en escena con la matraca esta de queremos ancho europeo, ya).

Como decíamos, se divulgó la especie de que los "Avril" no serían homologados para correr por la red interior de alta velocidad en Galicia, más allá de los 220 kms/hora, con lo que... enseguida se dijo como conclusión, el AVE tardará más tiempo en unir las ciudades gallegas con Madrid, más tiempo del que se dijo en su día...

La "bola" coló y coló muy bien... Hasta nosotros mismos entramos en fase de dudas, si bien enseguida -decíamos- apostamos por conservar el ancho ibérico -que hace bien pocos años se construyó- porque para el ferrocarril gallego tendría muchas más ventajas que desventajas; empezando porque eso de que los "Avril" no podrían ser homologados para llegar a 300 kms/hora en Galicia si menester fuere, nos parecía un tanto extraño... Pero aún así, dijimos lo que dijimos fechas atrás, como consejo a la Xunta : no mováis el tema, no os emperréis con lo del cambio de ancho de vía porque... podéis arreglarle la vida con eso a las empresas privadas que quieren dar servicios de AVE (no tienen trenes de ancho de vía variable pues en sus planteamientos economicistas no les interesa gastar en comprar trenes "Avril"-Talgo-) pero podéis dejar tocados los intereses generales públicos del tren en Galicia (amputando o cargándonos el ansiado tren entre A Coruña-Santiago-Vigo-Porto-Coimbra-Lisboa y que los portugueses quieren poner en servicio en 2030 y que tanto y tan bien le vendría a Galicia). (Leer lo que en su día decíamos, pulsando aquí)

Como decíamos, la postura de la Xunta y de la Conselleira (bajo la disculpa de que la competencia sería buena para los gallegos), con esa insistencia de la noche a la mañana en que se cambie el ancho de vía, tenía cierto tufillo a beneficiar a las empresas privadas que quieren competir con Renfe en España dando servicios de "AVE"... . Y la historieta esa de que los "Avril" no podrían ir a más de 220 kms/hora sobre la vía gallega actual, iba que ni de perlas...

Pero hete aquí, que los del Ministerio correspondiente en Madrid, podrán ser unos rojeras de tres al cuarto, llevar rabo, ser más sanchistas que el propio Sánchez... lo que quieras, pero gilipollas sí que no son. Y enterados del argumentario puesto en escena desde las proximidades de la Xunta (la historia esa de la "homologación" para ver si empujaban el asunto del cambio de ancho de vía) cogieron el toro por los cuernos y dijeron :

1) No es cierto que los modernos trenes "Avril" -de ancho de rodadura variable- no puedan ser homologados para correr a 300 kms/hora por las nuevas vías gallegas de alta velocidad, construidas e impulsadas por gobiernos del PP (Pastor Ana, Íñigo de la Serna), además del ministro socialista don Pepiño (Blanco). No es cierto y los "Avril" tendrán homologación para correr en Galicia lo que haga falta... Otra cosa es que si queremos que el "AVE" Avril pare desde Ourense en Santiago, Vilagarcía, Pontevedra... va a ser muy difícil, en tramos con muy pocos kilómetros, que pueda "volar" a 300 kms/hora... cualquiera que haya leído sobre que los trenes de Alta Velocidad necesitan distancia para coger vuelo y tienen que ir bajando de la alta velocidad bastantes kilómetros antes de cada parada, comprenderá perfectamente lo que decimos.

2) Habiendo como hay fabricantes de trenes de ancho variable (caso de los Talgo Avril) de Alta Velocidad, válidos para prestar servicios AVE, qué sentido tiene enterrar ahora otra buena partida de millones y desmontar traviesas para poner otras nuevas, en una vía que está hecha hace muy pocos años....?, ¿qué sentido tiene esto, salvo beneficiar los intereses de unas empresas privadas que quieren hacer negocio vendiendo billetes de tren y a las que solamente les interesa la Alta Velocidad pero no el resto de los tan necesarios servicios de tren convencional?.

Y aún más en este apartado 2) : ahora resulta que los señoritos de las empresas privadas que quieren dar servicios de AVE en España no se dignan comprar -encargar- trenes de ancho variable y resolver así sus problemas, pretenden que les alfombren el camino a Galicia... 
Mientras, en Portugal, el primer operador privado (el Grupo Barraqueiro) que va a prestar servicios ferroviarios en el país, ha decidido encargar la fabricación de trenes Avril de ancho variable y alta velocidad, para poder operar en el nuevo eje ferroviario a construir entre Porto y Lisboa, pero también pensando en ir con alguno de esos "Avril" desde Lisboa a Madrid (con lo que usaría ancho ibérico y ancho europeo en el trayecto).

Epílogo :

En fin, señoras y señores ... Cuando se nos dice que el Administrador ferroviario (ADIF, el Ministerio) no prevé acometer modificaciones en corto o medio plazo en la red gallega de alta velocidad; cuando se nos asegura que los "Avril" podrán circular a 300 por hora entre Ourense y Santiago... se está viniendo abajo, de un plumazo, la absurda campaña reivindicativa en la que tanto se está esforzando la Xunta. 
Y claro, en vez de recoger velas y aplicar esos esfuerzos a revindicar el tren convencional -que en Galicia está hecho un desastre- resulta que la señora Conselleira, Vázquez Mourelle, volvió a escena al día siguiente del de los enamorados y, erre que erre, otra vez con la matraca del cambio de ancho de vía... y ¡vaya!, en su declaraciones se le escapa, otra vez, lo de los "operadores privados".... la patita enfariñada que aparece por debajo de la puerta, a muchos tal vez les muestra la posible intención de lo que hay debajo, abrirle la puerta al lobito a costa de que el erario público sea quien entierre más millones en un cambio de vía que ahora mismo es innecesario y contraproducente para los intereses generales ferroviarios de Galicia.

Como bien recogió el otro día el diario "La Voz de Galicia", la presidenta del ADIF, María Luisa Domínguez González, se ha planteado incluso como opción factible mantener en el futuro el ancho ibérico en el eje atlántico ferroviario gallego, por la complejidad que supondría un cambio para la coexistencia de las mercancías y los viajeros en este corredor. «El ancho ibérico es interoperable para la Unión Europea. En este sentido, no nos imponen ninguna obligación de cambio al respecto», aseguró María Luisa Domínguez en una rueda de prensa telemática con periodistas de medios de comunicación gallegos.

Con buen criterio y sopesando pros y contras, todos los factores indican que a corto y medio plazo el ADIF (el Ministerio) no se plantea modificar el ancho de vía de alta velocidad en Galicia. Es más, el proyecto para modificar la playa de vías de la estación de Ourense e instalar el nuevo y ourensano intercambiador de ancho al que accederán los trenes "Avril" procedentes de Madrid (para ajustar su rodadura al ancho de las vías gallegas), está muy avanzado y podría licitarse ya en el segundo trimestre de este año, advirtió Montserrat Rallo del Olmo, directora General de Planificación, Estrategia y Proyectos (del Ministerio).

Esto, a la Xunta (Consellería de Insfraestructuras) no le gusta. Por eso, la titular del departamento ha vuelta a la carga. Más le valdría dedicar todas esas energías a reclamar un tren digno entre A Coruña y Ferrol, un tren con futuro entre Lugo y Ourense; unos servicios de cercanías y con una vía mejorada por el río Miño entre Vigo y Ourense; un servicio decente internacional entre Vigo y Porto; una salida Sur ferroviaria de Vigo que permita un tren en la fachada atlántica de la península Ibérica, entre A Coruña y Lisboa, etc. etc. etc.

Esos son los problemas urgentes del ferrocarril gallego. Esos y no andar montando polémicas absurdas con anchos de vía, utilizando, además, argumentos que -se ha descubierto- resultan ser falsos, cuando todos los responsables del ADIF aseguran que las nuevas tecnologías de material rodante reman «a favor» de la coexistencia de los dos anchos de vía. No solo los trenes Avril que pueden circular a 300 por hora con ejes de rodadura desplazables, sino por la posibilidad de aplicar la tecnología del eje variable también a los trenes de mercancías. 

José Estrada Guijarro, director General de Circulación y Gestión de Capacidad aseguró que los trenes Avril se homologarán a 300 por hora entre Santiago y Ourense. «El tipo de ancho no condiciona la velocidad de los trenes», recalcó, al tiempo que confirmó que se podrán cumplir los tiempos de viaje comprometidos para las ciudades atlánticas en su relación ferroviaria con AVE hacia Madrid.

Y colorín colorado, salvo que sigan dando la barrila de un modo tan ridículo -que también puede ser-, "el cuento de la conselleira y sus traviesas" debería de haberse terminado...

EUGÉNIO EIROA