"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica

Yolanda

Dice que no es un proyecto político ni tiene partido, pero quiere iniciar una aventura que los politólogos califican de transversal. Es el personaje de moda tras la aprobación de la Reforma Laboral que pone fin a aquella otra de Rajoy, nefasta para los trabajadores, la misma que acabó con las clases medias e hizo mas ricos a los ricos. Es la niña bonita de estos tiempos en los que se agradece la cordura, alguien capaz de poner de acuerdo a una sociedad civil llena de antagonismos. Por eso, esta gallega de Ferrol se merece mi aprecio y por supuesto el de todos los españoles sensatos. Yolanda Díaz ojalá sea eterna como mi otra amiga Yolanda, la de la canción de Pablo. Es el personaje de moda y la única que recibe nota alta de los españoles, por encima incluso de su presidente. Además, me dicen que, en el tu a tu, se hace querer. De casta le viene, porque a pocos sindicalistas he conocido yo con los valores firmes de Suso Díaz, su padre.

Hoy Yolanda Díaz Pérez es portada de muchos digitales, incluso de los de derechas. La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, ha dicho que “hubiera dimitido si no se hubiera aprobado la Reforma Laboral” y a los que andamos metidos en el debate si se debe hacer un referendo sobre la Monarquía en España nos dice que “no es el momento”. También tiene un recadito para los chicos esos de Esquerra de Cataluña, los del NO… Les ha dejado claro que “con las cosas de comer no se juega”.

Yolanda Díaz, la vicepresidenta, se mueve en la sensatez y para nada pertenece a esa casta comunista ancestral anclada a su marxismo leninista. Lo siento por sus rivales políticos, pero a esta buena señora se le quiere y de nada les va servir la técnica de la mentira, tan utilizada en esta legislatura.

XERARDO RODRÍGUEZ, director de "GALICIA ÚNICA"