"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica

Infelizmente, esto es así : o lo tomas (y cedes las parroquias), o lo dejas (y te arrasan)...

Duró lo que duró : casi nada. El encuentro entre los señores ministros de Exteriores de Ucrania y Rusia, sirvió a los turcos para hacerse la foto y marcarse un buen escenario de mediadores, pero poco más... Rusia quiere que Ucrania se rinda. Y esta, que desesperadamente quiere que Occidente le de armas, más armas para aguantar más tiempo, no está -por ahora- por la labor de entregar las parroquias del Donbass, Crimea, Odessa (el mar Negro, vamos), mas garantizar que no entra en la OTAN, proclamarse neutral y desmilitarizarse... que es el mínimo que exige Rusia.

---¡Ah, no queréis rendiros con eso a cambio... : no hay problema, nosotros vamos a seguir machacando. No os lamentéis después...!

Eso parece que dijo el tal Labrov. Y hasta la próxima sesión de verse las caras con los ucranianos.

Ya dijo Margarita Robles que la guerra durará aún entre dos y cuatro/cinco semanas más. Y puede que acierte. Pero si en dos semanas -que llevamos- está Ucrania que da pena verla con tantos lugares aplastados y destrozados... imagínate tu como estará eso cuando pase un mes más.

Infelizmente, viendo cómo está el panorama y viendo cómo la incompetencia de los dirigentes de Occidente facilitó que el ruso entrase por la puerta de Ucrania como Perico por su casa... viendo que -en la práctica- está más sola que la una, Ucrania -sus dirigentes- bien harían en pensar de llegar cuanto antes a una paz con garantías, aunque el precio sea entregar a Rusia todas esas parroquias que reclama para meter debajo de su ala y control a partir de ahora... 

O sea, tarde o temprano, Ucrania tendrá que aceptar la partición de un país, que quedará en dos terceras partes de lo que era, sin salida al mar y convertido en una especie de tierra del ni sí, ni no, sino todo lo contrario. Y este será el mal menor. 

Soñar con que Polonia entregue los viejos Mig para que los ucranianos se carguen unos cuantos tanques rusos en convoy por las carreteras, aparte de sueño casi imposible, es jugar a liarla más. Y desde el momento en que la Otan ni está, ni se le espera en este follón, más vale que Ucrania se coma su orgullo y acabe cuanto antes con lo que únicamente le puede suponer más y más destrucción, más y más muerte entre sus propias gentes...

Infelizmente, esto es así. O lo tomas, o lo dejas...