La soga al cuello de los carburantes, la ametralladora de feria y el zorro de Putín

Es lunes, primer lunes de marzo y en Portugal, no pocas gasolineras exhiben ya el letrero de gasoil a algo más de 2 euros el litro... ¡que tiene narices!. En la raia, quien más, quien menos, opta por hacer unos kilómetros y repostar en España, aunque aquí también los combustibles están por las nubes...

¡Manda huevos!, lo que "El Confidencial Digital", la web que dirige el veteranísimo Pepe Apezarena descubre : "Estupor entre militares por las armas enviadas a Ucrania: “Las Ameli se retiraron del Ejército porque fallaban mucho”. “No disparaban muy bien a ráfagas, se encasquillaban y se calentaban”. Fueron sustituidas en 2012. Reino Unido devolvió 600 unidades tras probarlas...". En resumen esto es lo que dice ECD, que no es poco, como imaginan...

La Guerra en Ucrania. "Las Ameli" por un lado; Alemania, esta tarde, por otro : que dice que lo de no comprar gas y petroleo ruso, no va con ellos; que van a seguir dándole a Putín la pasta comprándole esas materias... O sea, muy bien, ¿no?.

Acabará la guerra, cuando acabe -si es que no se complica y se amplia- con media Ucrania arrasada, la otra media descangallada y fané, el zorro de Putín saliéndose con la suya, Occidente con su prestigio hecho una m., etc. etc. etc. Mientras, habrá shows de negociaciones, corredores humanitarios (?) y... eso sí, mucha solidaridad de la ciudadanía de a pie de diversos países, enviando víveres y elementos de primera necesidad para que puedan comer y subsistir los que se salven de este desastre.

Es lunes noche. Primer lunes de marzo. Pronto llegará la Semana Santa. Pero antes, para quien quiera ver, para quien quiera sentir, ser sensible a lo que está pasando, ya tenemos cada día un capítulo más, de la gran tragedia y salvajada titulada : La Guerra en Ucrania. Con el gran escenógrafo Putín al frente de todo este tinglado.