Nervios ante los cambios del PP

El que crea que se ha finiquitado la convulsión interna del Partido Popular a nivel nacional, está muy equivocado. Tampoco habrá un momento mágico, como espera la militancia, porque tras el Congreso de Sevilla, los días 2 y 3 de abril, llegarán los verdaderos cambios a la dirección nacional del partido y el nuevo Líder, seguro, va a rodearse de un equipo de su máxima confianza con lo que muchos cargos con despacho en el edificio de la madrileña calle Génova, van a tener que buscar destino. En Galicia nadie suelta la lengua a pasear sobre el futuro político del principal partido del país, pero se da como seguro el hecho de que, a Madrid, con Alberto Núñez Feijóo, se irán varias personas muy ligadas a su gestión y que actualmente ocupan cargos relevantes en la Xunta de Galicia. Por cierto, me han descartado para sustituir a Feijóo a Miguel Tellado, pero en el candelero siguen los nombres que te anticipé: los vicepresidentes, Alfonso Rueda y Francisco Conde; y el portavoz parlamentario Pedro Puy, muy valorado personalmente por el actual presidente.

LA OPOSICIÓN ANTE LA MARCHA DE FEIJÓO

Los partidos de la oposición andan cada uno a lo suyo. Ana Pontón trata de convencer a todo el mundo de que este su BNG se está moderando y Valentín González Formoso, ahora que dice se han pacificado las agrupaciones de las grandes ciudades, pelea porque en las sedes de los pequeños ayuntamientos entre la paloma de la paz. Cuando el PSdeG-PSOE consiga la necesaria tranquilidad elegirá el camino a seguir para darle el sorpasso al Bloque y conseguir el gobierno de la Xunta. Difícil lo tiene Formoso -aunque nada es imposible- pero esta oportunidad, me parece a mí, es para Ana Pontón si la moderación es real y huye del independentismo de la UPG.

XERARDO RODRÍGUEZ, director de GALICIA ÚNICA