"rbtribuna") Por el final de las absurdas fronteras (políticas, sociales, burocráticas, económicas...) que aún subsisten entre España (singularmente Galicia) y Portugal...y que tanto perjudican a la ciudadanía ibérica

La Xunta reclama consenso político ante la preocupante crisis del sector ganadero gallego


El conselleiro del Medio Rural compareció en el Parlamento a petición propia para informar sobre la preocupante situación del sector ganadero gallego

La Xunta reclama consenso político delante de la crisis del sector ganadero y pone en valor sus propias medidas y la presión ejercida sobre el Ministerio a favor de este ámbito

José González destacó “la presión negociadora constante, intensa y productiva de la Xunta” sobre el Ministerio de Agricultura, que propició la adopción de medidas, pero lamentó que este haya hecho durante tanto tiempo “oídos sordos” a los avisos sobre la grave situación

Valoró las ayudas directas del Gobierno central para los ganaderos, pero advirtió que sirven a corto plazo mas no a medio y largo plazo para revertir la situación

Anunció que se está tramitando en el decreto de la estructura orgánica de la Consellería el Observatorio de la cadena alimentaria gallega y pidió al Ministerio fondos y medios para garantizar el funcionamiento de la Agencia de Información y Control Alimentario de Galicia

Desgranó los cinco bloques de medidas que propugna la Xunta para frenar la venta a pérdidas, dar liquidez, evitar el desabastecimiento de cereales, ampliar superficies de este cultivo y mejorar el régimen fiscal y laboral de los agricultores y ganaderos

El conselleiro del Medio Rural de la Xunta de Galicia, José González, reclamó en el Parlamento el máximo consenso de las fuerzas políticas para avanzar en la búsqueda de soluciones para la preocupante situación del sector ganadero gallego tras el incremento de los costes de producción.

El conselleiro valoró las medidas aprobadas recientemente por el Gobierno central dentro de su plan de choque para los sectores primarios, pero advirtió que, siendo adecuadas a corto plazo, no suponen una solución a medio y largo plazo y no sirven para garantizar una subida del precio de la leche ni para asegurar el cumplimiento de la ley de la cadena alimentaria en el sentido de prohibir la venta a pérdidas generalizada. Además, reclamó una prioridad para el sector de vacuno de carne en el reparto de los fondos restantes de este plan.

Por eso, advirtió el conselleiro, “la presión negociadora de la Xunta fue constante, intensa y productiva” sobre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) para buscar soluciones a actual crisis. Una presión que se puso de manifiesto ya desde la presentación, el pasado 18 de febrero, de un estudio sobre la evolución de los costes de producción en el vacuno de leche gallega en el año 2021 que demostraba esa venta a pérdidas generalizada. Algo que se le advirtió al Gobierno central “desde el primero momento”, pero -explicó el conselleiro- el Ministerio hizo “oídos sordos”. Y una presión que sirvió para garantizar la llegada al vacuno de leche gallega “de la mayor cantidad de dinero posible” en el reparto de las ayudas directas aprobadas por el Gobierno central.

Otras medidas impulsadas por la Xunta tienen que ver con la puesta en marcha de organismos encargados de asegurar el cumplimiento de la Ley de la cadena alimentaria y la prohibición de la venta a pérdidas. Entidades como el Observatorio de la cadena alimentaria gallega, que -anunció el conselleiro- “está tramitándose en el decreto de la estructura de la Consellería de Medio Rural” o la Agencia de Información y Control Alimentario de Galicia. Una agencia que precisa, para su puesta en marcha por parte de la Xunta, de la aportación de medios económicos y materiales por parte del Ministerio, remarcó González.

El conselleiro destacó, en esta línea, que la Xunta se volvió a anticipar de cara a frenar la venta a pérdidas en el vacuno de carne, mediante un acuerdo histórico dentro de la cadena de valor para conseguir rentas dignas para los ganaderos. Y trasladó que la Administración autonómica estará “vigilante” para que se cumpla de manera estricta este protocolo por parte de las diferentes partes. En esta línea, destacó también que la firma del acuerdo demuestra que “hay una sensibilidad dentro de la cadena en el sentido de que tienen que subir los precios”. En parecidos términos, vinculó además esta sensibilidad al progresivo incremento de los precios de la leche que se está registrando en los últimos meses.

El conselleiro situó estas medidas dentro de un amplio paquete de actuaciones de la Xunta a favor de los sectores agroganaderos, medidas que dan prioridad a la planificación, como las estrategias sectoriales para la leche y el vino (ya aprobadas y en marcha) y para el cárnico, en la que se está trabajando. Para esta última, el conselleiro anunció que también se prevé habilitar una aplicación informática para calcular los costes de producción en este ámbito de la carne, como ya se hizo con Conta Láctea para el sector lechero.

En su intervención parlamentaria, José González puso en valor y desgranó las medidas impulsadas por la Xunta para ayudar los sectores primarios, repartidas en cinco bloques. Así, el primer bloque, tal como explicó el conselleiro, contiene medidas para conseguir la subida inmediata de los precios y el cumplimiento de la prohibición de venta a pérdidas. En él entraría la demanda recurrente al MAPA para que promueva un gran acuerdo entre los agentes de la cadena de valor a nivel nacional con el fin de conseguir una subida inmediata de los precios pagados en origen a los ganaderos.

El segundo bloque expuesto por el titular de Medio Rural alcanza a las medidas financieras para dotar de liquidez al sector ganadero. En este apartado, el conselleiro valoró las ayudas directas aprobadas por el Gobierno central, que para los ganaderos gallegos de vacuno de leche podrían conseguir los 60 millones de euros, pero reiteró, al tiempo, la necesidad de que se dé prioridad al vacuno de carne en el reparto de los 194 millones que están pendientes de distribuir.

Por lo demás, José González destacó que, junto con las ayudas directas, la Xunta está habilitando líneas de liquidez para los agricultores y ganaderos que pasan por el anticipo de la PAC del año 2022, hasta 200 millones de euros, mediante un convenio con las entidades financieras para que se pueda hacer ese adelanto de manera inmediata con una subvención, por parte del Gobierno gallego, de los costes financieros. Se refirió además a la apertura de una línea de liquidez con préstamos de hasta 30.000 euros y un importe total de 25 millones de euros, línea que contará con aval de la Xunta y también con la subvención de los costes financieros y a la petición al MAPA de una moratoria de un año en las amortizaciones de capital de los préstamos vivos a largo plazo concedidos a las explotaciones ganaderas.

El tercero bloque desgranado por el conselleiro abarca medidas para evitar el desabastecimiento de cereales para la alimentación animal y dentro de él insistió en la necesidad de agilizar la importación de cereales procedentes de países que actualmente cuentan con limitaciones.

En relación con el cuarto bloque de medidas, relativas a la plantación de cereal, González destacó que gracias a la presión negociadora de la Xunta el Gobierno central incluyó en su plan de choque a posibilidad de cultivar barbechos y de flexibilizar el requisito de la PAC de diversificar plantaciones.

En el quinto bloque de acciones, “a más largo plazo”, se proponen mejoras fiscales y laborales “verdaderamente sustanciales” para el sector primario, unas actuaciones que tendrían que plasmarse en un proyecto de ley específico, según explicó el conselleiro, quien finalizó su comparecencia con una nueva llamada al consenso de todos los grupos parlamentarios. Así, concluyó, “todos tenemos que ser conscientes, todos somos responsables y todos podemos aportar algo”.