Lalín ya acoge la magna exposición itinerante que conmemora el "Año Laxeiro"



El conselleiro de Cultura, Educación y Universidad y el alcalde de Lalín inauguran la exposición con la que se conmemora el Año Laxeiro en el Museo Municipal Ramón María Aller

La Xunta inicia en Lalín la itinerancia de la muestra conmemorativa del Año Laxeiro para homenajear a uno de los mayores genios del arte gallego en su villa natal

‘Fue un hombre. Laxeiro en América (Buenos Aires, 1950-1970)', que puede visitarse hasta el 5 de junio, podrá verse después en Madrid, Santiago de Compostela y París






Román Rodríguez destaca “la importancia de iniciar este recorrido por el lugar en el que comenzó todo, para continuar después reivindicando el peso que tuvo Laxeiro en la pintura vanguardista dentro y fuera de Galicia”

El también artista dezano Antón Lamazares homenajea a quién considera “la figura máxima de la pintura y el alma de Galicia” con una obra realizada para conmemorar esta exposición


El conselleiro de Cultura, Educación y Universidad, Román Rodríguez, el alcalde de Lalín, Xosé Crespo, y el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices, inauguraron en el Museo Ramón María Aller de la capital del Deza Fue un hombre. Laxeiro en América (Buenos Aires, 1950-1970), exposición con la que se conmemora el Año Laxeiro y que inicia precisamente en el municipio natal del artista una andadura que llevará a Madrid, Santiago y París la obra del que es considerado el gran pintor gallego del siglo XX.

La Xunta de Galicia y el Ayuntamiento de Lalín organizan la muestra al amparo de la decisión de la Real Academia Gallega de Bellas Artes de dedicar a Laxeiro el Día de las Artes de este 2022, celebrado el pasado 1 de abril. Con el objetivo de reivindicar la importancia del artista más allá de Galicia, la propuesta cuenta con el apoyo de instituciones como la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), en la que se formó el pintor, el Instituto Cervantes en París o la Embajada de España en Francia.

Durante el acto de inauguración, el responsable autonómico de Cultura, acompañado por el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, Luis López, destacó el significado de iniciar el recorrido de esta exposición en Lalín, “donde comenzó todo, para continuar después reivindicando el peso que tuvo Laxeiro en la pintura vanguardista dentro y fuera de Galicia”.

“Se trata de una retrospectiva especial, ya que supone un nuevo vistazo a su obra, centrada en esos veinte años que pasó lejos de su tierra, en los que no perdió su esencia pero sí evolucionó hacia obra tan característica que todos tenemos en nuestra mente”, puntualizó Román Rodríguez.

Al acto asistieron también comisario de la exposición, Carlos L. Bernárdez; el pintor Antón Lamazares; el presidente de la Real Academia Gallega de Bellas Artes, Manuel Quintana Martillo; y la directora-gerente de la Fundación Cidade da Cultura, Ana Isabel Vázquez.

El también pintor del Deza, Antón Lamazares, presentó en la inauguración una pieza conmemorativa de esta exposición titulada 2022!... LAXEIRO!, obra realizada para celebrar la figura “máxima de la pintura y el alma de Galicia”.

Tras permanecer en Lalín hasta el 5 de junio, la siguiente estadía de la exposición será en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid) de 22 de junio a 24 de julio . De vuelta en Galicia, el Museo Centro *Gaiás de la Cidade da Cultura de Galicia acogerá la muestra de 29 de septiembre a 18 de diciembre . Finalizará, ya en el 2023, de 19 de enero a 26 de febrero y gracias al apoyo de la Embajada de España en París, en el Instituto Cervantes de la capital francesa.
Piezas de su madurez en América

La exposición que se exhibe en Lalín reúne 30 piezas procedentes de coleccionistas privados y diversas instituciones. Las obras seleccionadas se centran en las dos décadas (1950-1970) en las que Laxeiro se instaló en Buenos Aires. “Fue su etapa de madurez con una notable evolución formal en su pintura, condicionada por el contacto con un mundo cosmopolita y con el ambiente intelectual gallego de la capital argentina”, explicó Carlos L. Bernárdez.

Algunas de las obras más destacadas y representativas de esa época de mayor agresividad en la pincelada del artista son Fue un hombre (1963), Jefe Azteca (1964) o Retrato (1960-1970). Además, la retrospectiva se completa con pinturas de autores como Carlos Maside, Manuel Pliego de Oliver, Manuel Pesquera, Antonio Faílde, Luis Seoane o Julia Minguillón, recreando simbólicamente la exposición de Buenos Aires de 1951 que motivó la marcha de Laxeiro a América. Así, se exhiben las obras Ruinas de la guerra (1949) de Luis Seoane (a modo de representación como organizador de esa exposición, aunque él no participó con ninguna pintura) o La Tyla *y yo (1943) de Julia Minguillón.
Los Renovadores

La figura de José Otero Abeledo, Laxeiro (Lalín, 1908-Vigo, 1996), se enmarca en la vanguardia histórica gallega cuando un grupo de nuevos artistas, Los Renovadores, inició un proyecto de actualización estética.

En 1931 recibió un bolsa de tres mil pesetas por parte del Ayuntamiento de Lalín para estudiar como alumno libre en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En el año siguiente, Laxeiro continuó formándose en esta institución con una bolsa de la Diputación de Pontevedra. En Madrid pudo participar en las tertulias de café con intelectuales gallegos como Castelao, Otero Pedrayo, Vicente Risco, Suárez Picallo o Rafael Dieste. Además, durante ese tiempo asiste al café La Granja de él Henar donde conoce a Gómez de la Serna o la García Lorca.

En 1951 participa en la exposición Artistas gallegos, organizada por Luis Seoane bajo encargo del Centro Gallego de Buenos Aires, en la Galería Velázquez. Desde entonces, fijó su residencia en la capital argentina incorporándose al núcleo fundamental de la cultura gallega en América, junto a Rafael Dieste, Lorenzo Varela, Maruja Mallo, Manuel Colmeiro o Isaac Díaz Pardo, entre otros muchos.

En 1970, después de la gran retrospectiva que le dedica a ArtGallery International en Buenos Aires, regresa definitivamente a Galicia, animado también por la creación en su tierra natal del Museo Laxeiro. Fallece en Vigo en 1996, a los 88 años, poco después de la inauguración de la antológica que le organizó el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC) en Santiago.