Desastre) Los coches de viajeros "Arco" aún no están homologados y -además- solo podrán usarse en Portugal

Estos coches de viajeros de tan excelente aspecto siguen haciendo pruebas y más pruebas, a la espera de una homologación europea -y portuguesa- que arrastra un retraso de muchos meses. (Foto : Gil Ismael Monteiro / José Carlos Barbosa-Facebook)

Los coches de viajero tipo "Arco" que la CP compró a la Renfe hace ya tanto tiempo, están saliendo transformados y como nuevos -ya hay nueve listos- y seguirán saliendo más al ritmo de 3 cada dos meses, de las dependencias de los talleres de recuperación de trenes que Comboios de Portugal tiene en Guifões. Pero hay un problema : deben de ser homologados y certificados por organismos tanto europeos como portugueses. La revisión y certificación va muy lenta, tanto que llevan ya muchos meses con este proceso. Y el asunto parece ir para largo, con el consiguiente problema para la CP que necesita estos coches de viajeros para sus servicios...

El diario "Público", con el incansable experto en temas ferroviarios, Carlos Cipriano, publicaba este jueves un reportaje que deja en evidencia el grave retraso de la homologación de estos materiales : ya hay 9 coches totalmente listos tras su remodelación total en Guifões, que debían de estar en servicio y -sin embargo- no paran aún de ser llevados a hacer pruebas diversas en las diferentes líneas portuguesas.

Los coches son una maravilla, tal y como han quedado (si se comprasen nuevos costarían casi un millón de euros cada uno, mientras que así remodelados no llegan a los 200.000 euros por vehículo), pero de nada sirve si los 9 ya terminados hace tiempo no son aún homologados para poder entrar en servicio. 

Lo peor del asunto es que en vez de pedirse una homologación para ser usados en posibles viajes entre Portugal y España, solamente se ha solicitado su homologación para ser utilizados en vías portuguesas, con lo que el sueño de que un tren con estos "nuevos" materiales pudiese hacer el servicio entre Porto y Vigo, con un simple cambio de máquina en Valença, se queda ya en nada... agravando la situación y condenando al actual y llamado "tren Celta" a seguir siendo -casi hasta el día del juicio final- el camello amarillo maloliente que actualmente presta el servicio y que sí está homologado... ¡Ver para creer!.

(fragmento del diario "Público")