Explosión informativa) El futbolista Santi Mina ya está linchado en la plaza pública...


Santi Mina ya está linchado en la plaza pública. La sentencia de 4 años de cárcel -que es recurrible aún- ha servido al presidente del club, al dueño de la finca, vamos, para grabar un video y... soltar lo que soltó. También a algún que otro periodista para exigir el despido fulminante, ya mismo, del futbolista por parte del Celta. 

Los hechos que se le atribuyen -y suponen condena- a Santi Mina no tienen defensa posible. Hay que partir de esa base... Pero queda aún el peldaño de un Tribunal superior. Solamente, cuando el último recurso sea visto... se podrá decir que, efectivamente, Santi Mina es definitivamente culpable. Mientras...

Pero Santi Mina ya está linchado, en horas tan solo, en la plaza pública. Telediarios, portadas, lo indecible... 

Comentaba este mediodía alguien en las redes sociales : "Supongo que esta sentencia se puede recurrir a un tribunal superior, hasta que haya una sentencia definitiva. Que puede ser igual que esta (o sea, que se confirme), puede ser más grave, o puede ser la absolución total. En este último caso, que la sentencia definitiva declare su inocencia, ¿qué tendrían que hacer los que condenan antes de tiempo?. Nunca me han gustado los linchadores: creo que son mucho peores que el presunto delincuente al que atacan..."