Situación límite en el fútbol portugués) Los clubes están con la soga al cuello, por mucho que pretendan disimularlo

Artur Jorge es el nuevo entrenador del primer equipo del Sporting de Braga

Los clubes portugueses están con la soga al cuello, por mucho que pretendan disimularlo. Todos, desde el primero -FC Porto- al último... solamente piensan en vender jugadores y hacer urgentemente caja. Luego, con ese dinero tapar huecos en el llamado "gasto corriente" y dedicar solamente algo de ese dinero recaudado por traspasos para comprar algún refuerzo, que en realidad no es tal cosa, sino sustituto(s) para reemplazar al jugador(es) que hayan sido traspasados a clubes más pudientes...

El problema es que la alegría con que los pudientes pagaban las cantidades que los clubs portugueses piden por sus "figuras" forma parte de algo pasado, no presente, dado que los compradores ya no tienen aquella gran liquidez o la alegría para el dispendio que antes tenían.

Con este panorama, la situación de los clubs portugueses se agrava. Algunos han echado mano ya de la Cantera como fórmula de salvación. Tal es el caso del Braga, que ha dado un giro de casi 180 grados en la política deportiva que llevaba a cabo en los últimos años. 

Esta Liga que acaba de terminar, allá por Navidad, supuso para el Braga deshacerse rápidamente de tres o cuatro jugadores de los mejor pagados, para aligerar la nómina y, en el caso de Galeno, para ingresar unos millones con su traspaso al FC Porto. Pero en vez de buscar sustitutos para Mario González, Galeno, Lucas Piazón, Rolando... el Braga cogió el dinero del traspaso de Galeno y lo metió a bordo para salvar el presupuesto, y también pagar la constante factura del cemento -continuación de las obras en su Ciudad Deportiva-. 
No llegaron al equipo, ni refuerzos, ni sustitutos de los jugadores que se habían ido del plantel (o que fueron echados del plantel, más bien). ¿Cómo se rellenaron esos huecos dejados libres...?. Con chavalería procedente de la Cantera.

El entrenador Carvalhal recibió la orden de trabajar con la Cantera y la aceptó no solo sin rechistar, sino que se dedicó a dar sermones sobre la bondad de los jugadores que subía de las categorías inferiores para usar en el primer equipo. 

Toda una maniobra cara a la galería esta del Braga, con el objetivo de poner en el escaparate a diversos muchachos, a ver si aparecía por ahí algún club que se llevase por unos cuantos millones a la joven promesa de servicio... Tan obediente fue el entrenador para con el presidente, que el propio Braga ha reconocido ahora que tenía intención de ofrecerle un contrato nuevo -al caducar en 30 de junio el actual- para que siguiese el hombre disciplinado haciendo esa labor -poco menos que de marioneta del presidente- con la Cantera... 

Pero el tal Carvalhal, que de tonto no tiene un pelo, al verificar que el Braga iba a seguir apostando por la Cantera y escasas contrataciones foráneas -y cuanto más baratas, mejor- salió corriendo del club, este mismo lunes, consciente de que siguiendo en el Braga tendría muchas posibilidades de darse un batacazo... Máxime cuando el Braga -además de los jugadores de los que se deshizo en Navidad- pretende vender a 3 jugadores fundamentales en el equipo, el central David Carmo, el mediocampista Al Musrati y el delantero Ricardo Horta -gran goleador-. El Braga pretende 3 sustitutos para las 3 vendas previstas, que sean buenos, bonitos y baratos... y a partir de ahí, en el plantel, Cantera, Cantera y Cantera. Y los millones que entren, en su mayor parte, serán para pagar los gastos generales que el club tiene, las obras de la Ciudad Deportiva -donde se fabrican los de la Cantera- ... solo una pequeña parte de lo que se ingrese sería destinado a contratar sustitutos -en forma de jugadores más o menos hechos- para reemplazar a los que se vayan.

En medios de los adeptos del Braga hay, ante la situación presente y la que parece avecinarse, un cierto ambiente de desilusión. Saben los socios del club y aficionados fieles que se avecinan tiempos de pan y caldo para ir tirando. Y que solo si de la Cantera saliesen auténticas joyas que diesen un rendimiento muy superior el que han ofrecido los varios promocionados estos meses por el tándem António Salvador-Carlos Carvalhal... podría haber esperanza en hacer cosas importantes en la nueva temporada y... no, desde luego, nada que pueda inquietar a Porto, Benfica y Sporting que parecen tener más asegurados que nunca los tres primeros puestos de la tabla.

¿Y quien será el entrenador?. Tras la marcha de Carvalhal -¡qué ingenuo el presidente del Braga pensando que Carvalhal iba a tragar por seguir liderando un equipo con tanta desinversión como la que se está produciendo de un tiempo a esta parte!- el club buscó -también en ese puesto- algo que sea bueno, bonito y barato y que aceptase trabajar de hoz y coz con abundante personal de la Cantera en el plantel... 

Un par de posibles técnicos -de cierto nivel- para el Braga, sabedores del planteamiento economicista que el cuadro arsenalista ahora tiene, rechazaron cualquier posibilidad de diálogo al ser sondeados de modo previo por un tercero... Con ese panorama, la idea ahora de los dirigentes del Braga fue formar un primer equipo con fuerte base de la Cantera y un equipo técnico para ese primer equipo, con personal de entrenadores de la propia Cantera, gente de la casa. Siendo esto así, fue inmediato convencer a quien ya ha sido designado entrenador del primer equipo, el que hasta ahora dirigía al filial Braga B : hablamos de Artur Jorge, jugador histórico del Braga en otros tiempos, que también había cogido el primer equipo en circunstancias de apuro al final de una temporada anterior... un hombre de la casa, que saldrá barato y que -eso sí- conoce mejor que nadie la estructura de las categorías inferiores, en donde el mismo ha realizado un importante trabajo. Ayudantes, probablemente serán, el ex jugador Custodio y el ex jugador Moisés; estos dos ya ejercen hace tiempo como entrenadores y han venido haciendo los correspondientes cursos. Son otros dos hombres de la Casa y que también conocen bien la realidad de los equipos de la Cantera del Braga. Ya como entrenador de porteros actuaría el que fue internacional portugués y ex jugador del propio Braga, Eduardo. Es probable que al grupo se incorpore todavía un quinto técnico para cerrar el grupo que lideraría Artur Jorge. Si las negociaciones con todos los propuestos no fallan -y se espera que todo vaya bien con esta gente de la casa- el Braga podría presentar su nuevo equipo técnico probablemente en el fin de semana presente o, mejor, a primera hora del próximo lunes.

Artur Jorge é o novo treinador da equipa de futebol do Sporting de Braga, tendo assinado um contrato por duas temporadas, revelou esta tarde o clube.
É um regresso de Artur Jorge, de 50 anos, ao comando técnico da equipa principal, depois de o ter assumido interinamente, na parte final da época 2019/20, após a saída de Custódio Castro.
Proveniente, então, dos sub-23 dos minhotos, Artur Jorge conseguiu ‘roubar’ nessas últimas cinco jornadas o terceiro lugar ao Sporting, depois de ter ‘herdado’ a equipa na quarta posição.
Na última época, 2021-22, Artur Jorge orientou a equipa B dos ‘arsenalistas’, tendo também já treinado os sub-15 e os sub-19 do Sporting de Braga, e sucede agora a Carlos Carvalhal.
A cerimónia de apresentação de Artur Jorge e da sua equipa técnica pode ser na segunda-feira próxima.

Valga pues, el caso del Braga -llamativo- sin duda, para ilustrar cómo está en la actualidad el fútbol portugués, en una crisis económica y regresión como en sus peores tiempos... Lògicamente esto se reflejará en la formación de las plantillas de los diferentes equipos. Y si eso sucede en el Braga, que ha sido un club en notorio crecimiento y expansión en los últimos 12 años, imaginen cómo andan otros clubes, del Braga para abajo en las clasificaciones... Casos como el histórico Vitoria de Guimaraes, que vive en situación desesperada con el cinturón cada vez más apretado, ilustran un panorama complejo que ya veremos a dónde lleva en cuanto al nivel competitivo que los clubes y el propio Campeonato puedan mostrar en la venidera época.

Mientras, este fin de semana, en Lisboa, se juega la final de la Taça de Portugal : el FC Porto, campeón de Liga, frente al Tondela, club controlado por el español David Belenguer, cuyo primer equipo acaba de descender a la Segunda Liga del fútbol lusitano... Si Porto gana, su triunfo permitirá que el Braga juegue y ocupe lugar en la fase de grupos de la Europa League 2022-23 e ingrese así unos pocos millones que le vendrán como agua de mayo. Si se produjese el milagro casi imposible de que el Tondela ganase la Taça, el Braga iría directamente a la Conference League y tendría que jugar en ella las eliminatorias clasificatorias en agosto. En ese caso, el Tondela -que se supone deshecho tras el descenso- jugaría la Europa League, y le tocaría la lotería de los millones por jugar la fase de grupos, pero este es un hecho altamente improbable... como bien cabe pensar.