Xerardo Rodríguez es la voz de la calle... que se escandaliza con el "desmadre Mbappé"

Llevo todo el fin de semana escuchando comentarios sobre el no fichaje de Mbappé por el Real Madrid, pero nadie critica la barbaridad que cuesta el espectáculo del futbol. Me he leído hoy siete periódicos deportivos -que no son de mi habitual lectura- y los comentarios de los especialistas se refieren a los aspectos y a las consecuencias puramente deportivas, pero no a las económicas que a mi entender son mucho mas importantes.

Me resulta preocupante que un señor, por muy bien que juegue y lo vistosas que sean las patadas que le da a un balón, se lleve por firmar por un club 300 millones de euros de prima; y, además, durante los tres años y medio que dura su compromiso, un sueldo de un millón de euros al día. En 2025, este muchacho tendrá 26 años y se habrá hecho con una fortuna de 1.577 millones de euros… mas lo que tenga actualmente, que no debe ser poco.    

A mi modesto entender el futbol, como industria del espectáculo -porque ya no es un deporte- debe ser reordenado a nivel económico, que no hay derecho a que un solo jugador cobre esas cantidades mientras sus compañeros de todo el mundo no llegan ni a un cinco por ciento de esas cifras. Y el espectáculo no puede ofrecerlo solo el genial Mbappé; él tiene que contar con la estimable ayuda de sus compañeros de equipo y con unos rivales a los que ganar… con los que incluso puede perder.

Así que, la UEFA y la FIFA deberían procurar que el juego sea tan limpio en el terreno de juego como en los niveles económicos. Lo que no puede ocurrir es que el equipo de un estado que tiene los petrodólares por castigo adultere las competiciones.

XERARDO RODRÍGUEZ, director de GALICIA ÚNICA