Lo menos que se puede exigir son explicaciones de cómo y por qué sucedieron estas cosas...

In "La Voz de Galicia"

Un repaso nocturno este día de Corpus a las webs informativas, nos sirve para darnos de bruces con el derrumbe de otro trozo del viaducto dichoso en los accesos por autovía al norte de Galicia. 

Se cae a pedazos, casi podríamos concluir... hasta el extremo de que el Ministerio ya no sabe si será mejor echar abajo todo el viaducto y comenzar de nuevo. 

Y menos mal que no ha muerto nadie con estas historias de los derrumbes dichosos en el viaducto este que nos ocupa... ¡Menos mal!. 

Pero ello no excluye que siga siendo de desear una explicación clarita, detallada, bien especificada de por qué pasan estas cosas... Porque tanto el viaducto en su día, como las obras posteriores que ahí se hayan hecho, se pagaron, se están pagando con dinero público, con no pocos millones, plural, de euros de dinero público. Y siendo dinero público, lo menos que se puede exigir son explicaciones de cómo y por qué sucedieron estas cosas...