El estado de abandono de "O Castro" salta a la vista de quienes llegan a la gran sala de visitas de Vigo

Texto y fotos : Eugénio Eiroa

Con esto de que era domingo, el tiempo estaba inestable y algunas cosas más, nos dio por dar un paseo por el afamado Monte-Mirador-Parque de O Castro, en pleno corazón de Vigo. Y observamos, ya de entrada, que había no poca concurrencia de gentes, la mayoría turistas, visitantes de la ciudad olívica, los cuales no tenían espacio donde tomar un refresco en tarde de bochorno, porque aquel parque urbano, que llegó a tener 3 cafeterías, ya solo tiene una y está permanentemente llena....

Sinceramente : siendo como es O Castro uno de los más importantes salones de visitas de la ciudad más grande de Galicia, no podemos entender el estado de abandono en que se encuentra, la falta de atención que evidencia por parte de los responsables municipales que, en vez de embellecer aquel estupendo lugar, se limitan -por lo que parece- a actuar allí bajo mínimos y de pascuas en viernes... y los resultados a la vista están...

Lamentablemente, la impresión que se llevan los foráneos visitantes de este que no deja de ser parque urbano de la ciudad, no es precisamente altamente positiva, salvo por las fabulosas vistas que desde allí se tienen -algunas ya perturbadas- por el crecimiento incontrolado de algunos árboles.

La jardinería, que debería de ser elemento de ornato y buena presencia, brilla más bien por su ausencia en O Castro... Los servicios son deplorables... Incluso un WC público aparece cerrado, abandonado y rodeado de basuras... Bares ya solo queda una cafetería y con las zonas aledañas ruinosas, por donde campan conejos (sí, como lo leen, conejos como muestra la foto abajo) y dicen por allí que alguien ha visto una serpiente, además de otra bichería... Aquel otro bar-café-explanada donde hace años daban buenos churros y chocolate, situado en el lateral mirando a la iglesia del Padre Cuevas, está encarcelado y abandonado, cercado de vallas de un anti-estético subido...

En resumen, O Castro está dejado de la mano de don Abel y cía, sin duda muy atareados poniendo cintas mecánicas para transportar a los peatones Gran Vía arriba, de modo que les sea más cómodo llegar a El Corte Inglés, entre otras ventajas. También anuncia estar atareado ahora en ese fabuloso millonario elevador propagandeado para subir de las zonas inferiores de García Barbón al paraíso comercial en que han convertido una estación nueva de tren -estación coja, inacabada, insuficiente, con escasa playa de vías-... Entonces, claro, tan ocupados como están con eso, ¿cómo se les puede exigir que atiendan bien O Castro, que lo embellezcan, que lo mimen, para satisfacción y elogio de los miles de visitantes de Vigo que por allí pasan y de los propios vigueses que por allí paseamos?.

Veamos simples retazos, de un breve paseo, solamente por una pequeña zona de O Castro, donde se sitúa lo más emblemático, la zona del Castillo... que alberga un excelente mirador, donde ni siquiera hay una barandilla para evitar que los viejos se puedan caer subiendo o bajando unos empinados peldaños en piedra por los que hay que ir, a narices, si quieres ver las mejores vistas de la ciudad... Ni siquiera eso, ni siquiera una barandilla allí incrustada... pasan los años y nadie se preocupa...

Aunque no se lo crean : silveiras, sí, silveiras...

La maleza se va haciendo presente entremezclada...

Un bello crucero y su escenario completamente asilvestrado...

Una pobre mujer que quiere ver la mejor vista de la bahía y de la ciudad, pasándolas canutas para no caerse mientras sube empinados escalones en piedra que piden a gritos una barandilla que durante décadas se niegan los munícipes a poner allí...

El estanque, el chafariz, cuatro flores -siempre las mismas- y una hierba al menos cortada (no así en otras partes próximas al lugar- disimulan un poco el interior del "Castillo", lugar que se presta a hacer allí algo bonito que... no se está haciendo

Aquí hubo un elemento ornamental de jardinería... ahora hay una porquería

Las silvas aparecen ya por todas partes, a poco que te fijes...

¡Qué bello rincón...!. Sin palabras...

Las malas hierbas campan a sus anchas... nadie parece ponerles coto

Así está aquello, en el interior del recinto superior del "Castillo"...

Incrustado en las murallas del "castillo" está esta edificación, con el tejado hecho una m... y la silueta de un cañón pintada, ocurrencia de un iluminado, sin duda...

¿Qué es esto que parece la caseta del perro...?. En fin...

Muy pocas papeleras y sin nadie que recoja aquello... o sea, no hay donde tirar un residuo

La garita luce abundante y crecido elemento silvestre. En este caso los "anises" que vendrán muy bien a quien quiera llevárselos, cuando haya en otoño que cocer las castañas

Esta zona vallada lleva ya la intemerata así... tanto que el letrero avisador ya está oxidado... Nadie pone mano al problema y arregla esa zona vallada...


Otra zona más vallada hace tiempo y con la calla corroída por el óxido...

Asomarse entre las almenas para echar un vistazo es darse de bruces  ya mismo, con "silvas", "anises"
 y otras malezas...


Esto es lo que mejor está, letrero nuevo a la entrada. Y una pregunta : ¿no sería más lógico tener cerrado ese recinto superior del "Castillo" cuando cae la noche...?. Romanticismos a la luz de la luna huelgan; hipotéticos sujetos de mal vivir por allí proliferando a esas horas nocturnas, también...

Hace ya tanto que cortaron esa palmera y no retiraron la base de su tronco que allí ya germinan arbustos...

Aprovechando un aplique fito-sanitario colocado a estos árboles para su tratamiento, allí dejaron los predicadores de cierta religión-filosofía de Vida, sus folletos... ¡Tome uno y lea...!. Nadie retira eso...

Ya hace muchísimo que el picudo devoró esta palmera... ¿A qué esperan para retirarla y plantar otro árbol inmediatamente en su lugar?

Parte de detrás inmediata a la única cafetería que funciona en O Castro. Techos en ruinas y este deplorable aspecto

Y entre las ruinas que la foto interior muestra : he ahí, lo que ven, un conejo... Vimos 3 pero solamente pudimos fotografiar uno, los otros dos salieron pitando...

Hace una inmensidad que cortaron estos dos grandes árboles... No solo no se preocupan de hacer desaparecer sus troncos inútiles, tampoco hacen nada por reponer estos árboles que murieron, por unos nuevos que vayan creciendo en el mismo lugar... Y estos dos no son el único caso, parece norma el no reponer árboles allí...

Los elementos de madera y rueditas sobre los que se asientan esos cañoñes, están pasmados, podridos, rotos... a la espera de que se dignen reconstruir aquello...

En este céntrico lugar de "O Castro", la hierba, los setos, todo está desmadrado... ¡qué más da!

Este párking tan necesario hace mucho que debía de estar asfaltado y no lleno de baches y arenas...

¿Costaba tanto recoger el ramaje cortado, retirar las vallas y dejar sitio para que -siendo fin de semana- los coches de los visitantes puedan aparcar?

Todas las florecillas que hay en la zona visitada son iguales : esas de medio pelo rojillas; se ve que no hay dinero para más...

Bolsones enormes repletos de basuras, que están sin recoger, ofreciendo una imagen penosa

Esta zona de pobres plátanos parece estar afectada de mal que a las hojas ataca... 

¡Hombre, un WC público modelo cuchitril!, que para más inri dejó de funcionar hace tiempo y los grafiteros han tomado ya cuenta del mismo

El autobús que da vueltas por la ciudad mostrando los lugares a visitar es "modelo cárcel" en el piso de arriba. Va con alto cristal, en vez de barandilla como llevan los buses turísticos de otras ciudades, por lo que sacar fotos desde allí -algo lógico y necesario en el caso de los turistas- se hace tarea imposible, salvo que los viajeros vayan de pie, con lo que molestarán a los de al lado...

Solo falta un letrero en la zona, para que lo lean los turistas al bajarse del autobús : ¡Felices en Vigo con los Campeonatos de Playas!.

"Os factos são sagrados, as opiniões são livres" - "Não há caminho para a verdade, a verdade é o caminho" (M. Gandhi)