rbtribuna. 

¿A qué espera Europa, la Comisión Europea, para coger por una oreja a los ministros de Transportes de España y Portugal, a los directores de la Renfe y la CP y... obligarles a entenderse?. ¿Cómo puede "Europa" predicar lo que predica en materia ferroviaria y al mismo tiempo ignorar las tercermundistas relaciones ferroviarias entre España y Portugal?. ¿Hasta cuando esta escandalosa situación que llevamos años padeciendo...?

Desde la agresión de Rusia a Ucrania, la Comisión Europea quiere reforzar la inter-operatividad ferroviaria para conectar más fácilmente a los países miembros de la UE, ya sea para el transporte de pasajeros o de mercancías. Por tanto, desea revisar su programa para la construcción de corredores transeuropeos. 
El Connecting Europe Express, este tren que el año pasado atravesó saliendo de Lisboa 26 países europeos y recorrió 20.000 km, pretendía ser el símbolo del Año Europeo del Ferrocarril lanzado por Bruselas. Pero también había destacado la falta de armonización ferroviaria en el continente, lo que obligó a los organizadores a realizar un trabajo complejo, en particular a cambiar de tren tres veces para completar el viaje. 
Para promover el comercio europeo por ferrocarril, la Comisión Europea quiere ahora que se construyan nuevas líneas ferroviarias utilizando el ancho estándar de 1,435 metros. En el marco de la revisión de su programa para la construcción de corredores transeuropeos (RTE-T), también propuso a finales de julio que las líneas ya existentes de estos corredores se adaptaran a este ancho, que se convertirá en la norma en todo el continente...

Tema de esta semana en la prestigiosa revista francesa "La Vie du Rail"