rbtribuna. 

La Xunta aprueba el presupuesto más alto de la historia, que asciende a 12.620 M€, con medidas de impulso para apoyar las familias y las empresas y fortalecer los servicios públicos

Enmarca estas cuentas públicas en el “deber” que tienen las administraciones, en el actual contexto económico, de ayudar a la gente a afrontar las dificultades y de que los esfuerzos se repartan de manera justa y equitativa





Recuerda que Galicia es una de las primeras comunidades en aprobar sus presupuestos para 2023 y se consolida “como referente de prudencia financiera”

Destaca que este presupuesto refuerza con más de 500 M€ cinco líneas de actuación prioritarias: apoyo y protección de las familias y de las personas, ahorro y eficiencia energética, dinamización económica, protección del ambiente, lucha contra la sequía y el cambio climático, y fortalecimiento de los servicios públicos

El gasto social supera los 9.300 M€ e incluye más de 2.700 M€ para inversiones

Además, las cuentas de 2023 vuelven a bajar los impuestos con una serie de medidas de alivio fiscal y de fomento de la competitividad para ayudar a mitigar los efectos del alza de precios

El conselleiro de Hacienda destaca que son los presupuestos con “más gasto social de la historia de Galicia” y prevé que la Comunidad recupere a principios del próximo año la riqueza prepandemia

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció  que el Consello dio luz verde en una reunión extraordinaria al proyecto de Ley de presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2023, los presupuestos más altos de la historia de Galicia, que ascienden a 12.620 millones de euros e incluyen un conjunto de medidas de impulso para apoyar a las personas, familias y empresas y fortalecer los servicios públicos. “En un contexto económico como el actual tenemos el deber, más que nunca, de ayudar a la gente a afrontar las dificultades y de que los esfuerzos se repartan de una manera justa y equitativo”, destacó Rueda, quien hizo hincapié en que Galicia se convierte así “en una de las primeras autonomías” en aprobar sus presupuestos, muestra de la “estabilidad política e institucional” de la comunidad gallega.

Rueda explicó que el Gobierno gallego lleva trabajando en estos presupuestos “desde principios del verano” y que son fruto de la “experiencia acumulada” a lo largo de estos años; tienen en cuenta “la evolución de los medidores económicos” y se hacen “previendo, en la medida del posible”, los retos que Galicia tendrá que sumir a lo largo del 2023.

Los presupuestos refuerzan con más de 500 M€ cinco líneas de actuación prioritarias que son el apoyo y la protección de las familias y de las personas, el ahorro y la eficiencia energética, la dinamización económica, la protección del ambiente, la lucha contra la sequía y el cambio climático, y el fortalecimiento de los servicios públicos.

Galicia, según explicó el presidente autonómico, tendrá en 2023 casi 1.000 millones más que en el presente ejercicio (un 8,5 % más) y prácticamente 2.500 millones más que en el año 2020. Además, el presupuesto del próximo año es superior en 21 millones al techo de gasto no financiero aprobado en verano. La razón es que tal y como establece el punto 2 del artículo 12 de la Ley de disciplina presupuestaria y sostenibilidad financiera, pueden incorporarse nuevos ingresos no previstos en ese momento.

Los presupuestos del año que viene priorizarán las medidas de apoyo a las rentas medias y bajas y para eso reforzarán las ayudas a las familias, a las empresas y a los sectores más vulnerables afectados por el alta inflación; fortalecerán un año más la sanidad, la educación y las políticas sociales; apostarán por el fomento del ahorro y la eficiencia energética; protegerán el ambiente con actuaciones para hacer frente a la sequía y al cambio climático; y dinamizarán la economía en un momento de ralentización.

Rueda apuntó a las nuevas rebajas de impuestos y al endeudamiento controlado, enmarcados en el Plan estratégico 2022-2030, y con cinco líneas prioritarias de actuación. “Se trata de unos presupuestos diseñados para proteger Galicia ante las incertidumbres que vamos a tener que afrontar en 2023”, destacó Rueda.

Líneas prioritarias de actuación

Los presupuestos de 2023 incluyen cinco líneas prioritarias de actuación para acompañar las familias y las empresas en esta coyuntura de alza de precios y con medidas para impulsar la competitividad.

La primera línea de actuación tiene como objetivo el apoyo a las familias y personas más vulnerables. Entre otras medidas destacan: la gratuidad de las escuelas infantiles de 0 a 3 años; el incremento de las cuantías de las prestaciones para la Risga, las ayudas de inclusión social y las pensiones no contributivas; el bono social térmico (22,7 M€ para beneficiar 64.000 familias) o 4 M€ para el bono social eléctrico, para duplicar las ayudas para el pago de las facturas eléctricas de los consumidores más vulnerables.

La segunda línea es la de ahorro y eficiencia energética con actuaciones que contribuyan a tener viviendas y empresas más eficientes y fuentes de energía diversificadas para garantizar el mejor suministro con costes razonables. En este punto se incluyen 23,3 M€ para medidas de ahorro energético para las familias, 56 M€ para medidas de ahorro energético para las pymes, 35,7 millones para la rehabilitación de viviendas para mejorar la eficiencia energética o el aumento del bono Energía Pyme, entre otras.

La tercera línea es la de dinamización económica para promover medidas que ayuden los emprendedores, autónomos y empresarios a mantener el empleo e incrementar su competitividad. Destacan 30 millones para apoyar 25.000 autónomos con rentas medias y promedios/bajos, para el mantenimiento de su actividad económica y del empleo; 22,5 M€ para el Plan Completa y Transfiere, para la transferencia de conocimiento; 19,8 M€ para el refuerzo de la competitividad en áreas afectadas por el cierre de las centrales térmicas, o la congelación de los peajes de las carreteras autonómicas.

La cuarta línea tiene una finalidad ambiental y presta una especial atención a la lucha contra la sequía y a afrontar el cambio climático. Aquí se incluyen 11,5 M€ para actuaciones contra la sequía, 15,2 M€ para la mejora de la eficiencia en la prevención, vigilancia y lucha contra los fuegos, con la ampliación del tiempo de trabajo para lo personal laboral y los nuevos equipos especializados; o 17,7 M€ para la gestión de residuos y la mejora del reciclaje, entre otras medidas.

Finalmente, la última línea de actuación es el fortalecimiento de los servicios públicos para tener cada año una mejor sanidad pública, una mejor educación pública y unos mejores servicios públicos. Aquí destaca la tercera anualidad del Fondo de Garantía de Infraestructuras Sanitarias con 163,5 M€, 33,4 M€ para el refuerzo de la atención primaria, 31,4 M€ para el refuerzo de las políticas de salud pública, 10 M€ para el Plan de inversiones en las universidades, 24,5 M€ para la atención a la educación en diversidad y equidad, 22,3 M€ para el refuerzo de la teleasistencia y de la ayuda en el hogar o 9,5 M€ para centros municipales para mayores, entre otras medidas.

Estas cinco líneas de actuación están perfectamente encajadas en la planificación diseñada en el Plan estratégico de Galicia 2022-2030, de hecho, estos, serán los primeros presupuestos en clave Galicia 2030 en los cuáles se incluyan las prioridades de los ejes y los objetivos estratégicos de la hoja de ruta trazada por la Xunta para esta década.

El mayor gasto social de la historia de Galicia

Tras la intervención del presidente, el conselleiro de Hacienda y Administraciones Públicas desgranó los Presupuestos de 2023 destacando que son los de más “gasto social de la historia de Galicia”, que asciende a 9.368 millones de euros (709 millones más que en el vigente ejercicio) para sanidad, enseñanza, políticas sociales y empleo.

En concreto, explicó que se refuerzan un año más tanto el gasto social tradicional (sanidad, educación y políticas sociales) como el gasto para el fomento del empleo.

En el 2023 se destinarán 4.967 millones a la sanidad pública, 2.795 millones a la enseñanza pública, 1.164 la políticas sociales y 443 millones para el empleo.

De esta forma, tres de cada cuatro euros del presupuesto para 2023 irán destinados a la sanidad, a la educación, a las políticas sociales y al empleo.

Por otra parte, el proyecto de ley aprobado hoy por el Consello da Xunta de Galicia incluye un refuerzo de la inversión productiva, de forma que el próximo ejercicio a Comunidad dispondrá de 2.772 millones de euros para inversiones, un 8,5 % más que en 2022.

En su intervención, Corgos anunció que Galicia prevé recuperar a principios “del próximo año” la riqueza prepandémica y puso en valor que este ritmo de crecimiento supone que “será antes que el promedio de España”.

Nuevas rebajas de impuestos

En materia de política fiscal, para 2023, y también de forma retroactiva para este mismo año, la Xunta aprobará una serie de medidas de alivio fiscal y de fomento de la competitividad para ayudar a mitigar los efectos del alza de precios.

En el impuesto de la renta se deflacten, con carácter retroactivo a 1 de enero de 2022, los tres primeros tramos del IRPF con el que se benefician todos los contribuyentes y, de manera especial, las rentas medias y bajas. Además, se rebaja por cuarta vez en nueve años el IRPF, en este caso, el tramo autonómico más bajo para las rentas más modestas, que pasa del 9,4 % al 9 %. Los ciudadanos gallegos ahorrarán en la declaración de 2023 un promedio de 476 € en relación con lo que pagaban en 2009.

También se equiparan para efectos fiscales las familias con dos hijos a las familias numerosas, con una deducción de 250 euros en el IRPF, y se duplica la deducción para las familias de tres hijos, para beneficiar más de 187.000 familias. A partir de tres hijos, se incrementa la deducción en 250 euros adicionales por cada hijo a mayores.

Galicia tiene un modelo fiscal propio y previsible con rebajas tributarias que priorizan cada año las rentas medias y bajas y que atienden de manera preferente los jóvenes y las jóvenes menores de 36 años, las familias numerosas, las personas con discapacidad y otros colectivos desfavorecidos como las víctimas de violencia de género.

En resumen, la Xunta aprobó los presupuestos más altos de su historia, que priorizan las familias, las empresas y los sectores más vulnerables a los altos precios; que buscan dinamizar la economía, que pretenden fomentar el ahorro y la eficiencia energética, apuestan por medidas ambientales y de lucha contra la seca y el cambio climático, y que fortalecen la sanidad, la educación y los servicios públicos.

Y todo esto con el mayor volumen de recursos de la historia, con más gasto social que nunca, con un refuerzo de la inversión productiva, con la consolidación de todos los beneficios fiscales y nuevas medidas para beneficiar sobre todo a las rentas más modestas y que se enmarcan en la planificación de la Galicia de 2030. Unos presupuestos que, según destacó el presidente de la Xunta de Galicia, consolidan la comunidad gallega como “la autonomía de referencia en prudencia financiera”.