rbtribuna
EUGÉNIO EIROA
Se aconseja click sobre cada foto que quieran ver a mayor tamaño y calidad
---
Vi el debate en la Antena 3 digital que ofrece la TDT. Sigo sin saber muy bien, qué va a ofrecer a España Feijóo si gana. Y menos aún, lo que va a hacer Sánchez. Porque este, conocido por su método permanente del donde dije digo, digo diego, diga lo que diga... ya veríamos qué acaba haciendo. 
De las maniobras en el debate, tampoco sabemos si los gráficos aquellos que Feijóo exhibía con insistencia son correctos o no pasan de medio pensionistas. 
Dicen los socialistas sanchistas que Feijóo inundó de fake-news el debate. Habría que ver una a una las afirmaciones de Feijóo. Pero sí es cierto que en el caso de las pensiones, Feijóo mintió sobre la postura de su partido en el tema de las pensiones (*). 
Y dicen por su parte los populares que Sánchez, ante las verdades del barquero dichas por Feijóo, pareció por momentos acorralado y ya no sabía por donde salir.
De salida, Feijóo mostró un rictus nervioso en los primeros tres minutos. A partir de ahí se creció y acabó montándose encima de los hombros de su rival. Sánchez, con sus evidentes torpezas, pareciendo más un aspirante que un presidente del Gobierno -aunque sea en funciones- acabó sacando del estudio a caballito a Feijóo. 
Cuando luego del debate, vimos, escuchamos, leímos... los pareceres de los santones analistas y demás expresos europeos... prestamos especial atención a lo que decían los habituales corifeos socialistas-sanchistas. Y, esta vez, buena parte de ellos no decían que Sánchez hubiese ganado el debate; no decían precisamente eso. Salían por los cerros de Úbeda para no glorificar a Feijóo, pero desde luego no daban el triunfo a Sánchez.
Vete tu a saber qué pasará el 23-J. Pero esta vez, en el debate, ha habido una cierta unanimidad : la de que Feijóo estuvo por encima de un Sánchez que a estas alturas, tras tanto donde dije digo, digo diego... parece tener la credibilidad desgastada, bastante desgastada.

P. S. - 1) Lo más interesante de un debate bronco, tenso, crispado, repetitivo en algunos conceptos ("envíeselo a Guillermo Fernández Vara")... fue la propuesta de Feijóo, cuando planteó acabar de una vez y por todas con las coaliciones de perdedores (tan frecuentes en la política española). Planteaba Feijóo firmar allí mismo un acuerdo : que gobierne siempre la lista más votada... (aunque la suma de los perdedores diese para formar un Gobierno "frankenstein"). Varias veces insistió Feijóo con eso... Sánchez escapó del asunto, no quiso saber nada... salvo decir "envíeselo a Fernández Vara". 
Es una pena que no haya proximidad entre los dos bloques centrales de la Política española. Es una pena que haya tanto odio (¿no se dice odio?) acumulado; y no se busquen soluciones "a la alemana" llegado el caso. Es una pena que estemos condenados a un gobierno de Feijóo condicionado por los apoyos-exigencias de Abascal (Vox); o a un gobierno de Sánchez condicionado por los apoyos-exigencias de los neocomunistas, independentistas y tropa habitual ya conocida... Siendo eso así, España seguirá desangrándose por los extremos... Y los extremos son mala cosa. Bien se sabe.

P. S. - 2) Veamos finalmente esto (*) : Las hemerotecas y el diario de sesiones, tanto del Congreso como del Senado y las publicaciones oficiales de Moncloa y los ministerios concernidos, no dejan lugar a dudas. El 2 de diciembre de 2021, el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó el dictamen sobre el Proyecto de Ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones y de otras medidas de refuerzo de la sostenibilidad financiera y social del sistema público de pensiones, y el Partido Popular votó en contra.
RBTRIBUNA